Base

El Andorra B se atraganta en el campo del Butsènit

Buen partido, mal resultado. El Andorra B no pudo dar continuidad a la victoria de la semana pasada y cayó en el campo del Butsènit en un partido marcado por el estado impracticable del terreno de juego. Los tricolores se adaptaron bastante bien y merecieron mejor suerte, pero toparon con la efectividad del conjunto local, que no perdonó las ocasiones que tuvo.

Y eso que el partido tenía buena pinta para los de Álex Rodríguez en unos primeros minutos de buen juego y de ocasiones, como un remate de cabeza de Tiago en el minuto 5, que salió rozando el larguero. Pero casi en la primera vez que el Butsènit cruzó la línea del medio del campo encontró el gol en un magnífico lanzamiento de falta que dejó sin respuesta al portero Ángel (12'). A pesar del 1-0, el Andorra siguió serio y aplicado en lo que permitía hacer un terreno de juego que dificultaba cualquier acción técnica y en una gran jugada por la banda de Iker, Peris no llegó por uno pelo al remate. Y del posible 1-1, al 2-0 en un rápido contragolpe local que dejó muy tocado al Filial y que suponía un castigo excesivo por lo que se había visto sobre el terreno de juego (35').

La buena noticia llegó apenas tres minutos después cuando Tiago cortó un pase de la defensa, se plantó solo ante el portero al que superó y marcó a placer. Y aún antes del descanso, el propio Tiago habría podido empatar el partido, pero esta vez no estuvo acertado en el uno contra uno ante el guardameta.

En la reanudación, los visitantes lo siguieron intentando y, nada más empezar, Iker sirvió un pase de la muerte para Jacobo que, con todo a favor, tuvo la mala suerte de que el balón le botó mal antes del chut. Justo después, entre Tozé y Tiago tampoco supieron enviar el balón al fondo de la red y, tres minutos más tarde, Tiago tampoco encontró portería tras un buen centro de Jacobo. Era un vendaval tricolor y el partido sólo tenía una dirección, pero el balón no entraba. Y cuando lo hizo, en una gran definición de Noham, el árbitro anuló el gol por fuera de juego.

Justo después del gol anulado, el Andorra B disfrutó de un penalti a favor, pero el disparo de Ilde fue al palo. Por su parte, el Butsènit sólo podía dedicarse a defender pero, eso sí, no tuvo contemplaciones cuando tuvo su oportunidad y en una jugada aislada anotó el 3-1 que fue ya definitivo. Porque en los últimos veinte minutos, los locales endurecieron el juego y consiguieron que no pasara casi nada. Aún así, los tricolores disfrutaron de dos ocasiones en botas de Ilde pero el marcador ya no se movió.

#SomTricolors