Història

DESDE 1942

El Futbol Club Andorra fue fundado el 15 de octubre del año 1942 y se convirtió en el club deportivo decano del Principado. De hecho, tan pionero fue que, cuando fue creado, todavía no existía la Federación Andorrana de Futbol –de hecho, ésta no se creó hasta 1994–.

Por ello, los impulsores de la entidad tricolor decidieron pedir permiso tanto a la FIFA como a la federación española (RFEF) para poder jugar en España, vía la adscripción a la Federación Catalana de Futbol (FCF). Esto se ha mantenido hasta la actualidad, lo que lo convierte en el único club de fútbol del Principado que juega competiciones extranjeras.

Desde el primer momento, también se tuvo claro que los colores del club debían ser el azul, el amarillo y el rojo de la bandera andorrana. Siempre, durante los más de 70 años de historia, la primera indumentaria del equipo ha lucido con orgullo esta enseña.

Durante sus primeros años, exactamente hasta 1964, el FC Andorra no compitió en ninguna competición federada. En el curso 1964/65, el conjunto tricolor se estrenó en el grupo IV de la segunda regional catalana y desde entonces hasta 1977, el equipo compitió siempre en categorías territoriales hasta el histórico ascenso a Tercera, categoría en la que debutó la campaña 1977/78 con un meritorio cuarto puesto. Fue un aviso de que el equipo tricolor era ambicioso y lo demostró la temporada 1979/80, cuando quedó campeón y consiguió el ascenso a Segunda División B, abriendo una época gloriosa para la entidad.

LOS AÑOS DORADOS

Desde 1980/81 hasta 1997/98, con un paréntesis de un solo curso en tercera (1986/87), el conjunto tricolor disputó 17 campañas en la competitiva categoría de bronce del fútbol español. Fueron los años dorados del fútbol en el Principado, con la llegada de un montón de futbolistas míticos que han acabado instalados en el país y haciendo crecer el deporte nacional.

Durante estos 17 cursos casi consecutivos en segunda división B, el Andorra no consiguió nunca dar el salto al fútbol profesional español aunque estuvo cerca algunos años. La temporada que más cerca lo tuvo fue la 88/89 cuando, de la mano de José María Sánchez Iglesias en el banquillo, el equipo quedó en segunda posición de su grupo, sólo por detrás del Palamós, muy cerca del ascenso a segunda división A.

También durante aquella época, en las retinas de muchos seguidores todavía se mantienen las imágenes de la final de la Copa Catalunya de 1994, en la que el Andorra se proclamó campeón tras superar al Espanyol en la tanda de penaltis. Previamente, en la semifinal, se había superado al todopoderoso Barça del Dream Team.

UN DESCENSO ABRUPTO

A finales de los noventa, los resultados empiezan a no acompañar y, en solo dos temporadas, se pierden dos categorías de forma consecutiva –descenso a tercera la temporada 1997/98 y a primera catalana la 98/99–. Y, de hecho, todavía podría haber sido peor porque el curso siguiente se evita el descenso a preferente gracias a la compensación por los ascensos de equipos catalanes a segona división B. La redención llegaría al año siguiente cuando, gracias a una victoria en el campo de La Pobla de Mafumet (2-3), el equipo tricolor afianzaba la tercera posición final a primera catalana y consigue al regreso a tercera división.

Fue, sin embargo, una alegría de una única temporada. En la siguiente, el equipo tricolor quedaba colista y volvía a perder la categoría. Desde ese momento, el club vivió momentos de gran dificultad que, incluso, estuvieron a punto de hacerlo desaparecer en el año 2008.  Superado aquel mal trago, en la segunda década del siglo XXI, el equipo consiguió asentarse en primera catalana, con opciones en varias temporadas de conseguir el ascenso, como la 2016/17, con el desaparecido Emili Vicente en el banquillo.

EL RENACIMIENTO

En diciembre de 2018, la asamblea de socios acordó la transformación de la entidad en Societat Anònima amb Objecte Esportiu (SAOE), trámite permitido por la Ley del deporte. El objetivo era permitir la entrada de inversores privados, liderados por el grupo Kosmos, propiedad del futbolista Gerard Piqué, y la empresa Clayton, de capital andorrano. Y el nuevo proyecto tuvo un éxito inmediato: gracias a la llegada de nuevos refuerzos liderados por el técnico Gabri García, el conjunto tricolor protagonizó una remontada apoteósica en medio año y en junio de 2019 se logró el ascenso a tercera.

Posteriormente, ese mismo verano, se aprovechó la opción de ocupar la vacante dejada por el descenso administrativo del Reus regresando a segunda B y agilizando un ascenso que sería meteórico en los siguientes años. Y es que tras un regreso prometedor a la categoría de bronce en un curso excepcional interrumpido por el covid, el segundo año el conjunto tricolor consiguió un nuevo ascenso, en este caso en la recién creada primera RFEF.

Además, aquel mes de mayo de 2021, el FC Andorra disputó la promoción de ascenso al fútbol profesional: los tricolores cayeron en la semifinal contra la Real Sociedad B en un partido dramático que se resolvió en la prórroga, pero a pesar de la derrota, aquel partido sería la semilla del éxito de la temporada siguiente, la del histórico ascenso a segunda división en un equipo liderado por Eder Sarabia que se proclamó campeón del grupo II de primera RFEF.