Base

El Filial cae en Organyà y certifica el descenso

La alegría de domingo tarde no fue completa porque casi en la misma hora que el primer equipo superaba el Albacete y se reafirmaba en el liderazgo, el Filial certificó el descenso de categoría. En una temporada que ha ido de menos además, los de Àlex Rodríguez necesitaban superar el Organyà para ligar la permanencia, pero una derrota por 3-2 los acabó condenando.

Los últimos tres meses del Filial habían sido para merecer la salvación, pero un sistema de competición excepcional después de la pandemia y un grupo final de lo más complicado han acabado condenando a un conjunto tricolor que llegó a la última semana con opciones de salvarse. Pero en el partido a cara o cruz en el campo del Organyà, los de Àlex Rodríguez acabaron sucumbiendo en un partido lleno de alternativas.

Y es que justo empezar, Rodrigo disfrutó de una ocasión clarísima con un disparo que se marchó demasiado alto, pero en la jugada siguiente, los locales inauguraron el marcador en un rápido contraataque (8'). El 1-0 hizo daño al Andorra B, que durante un buen rato sufrió el batacazo y vio como el Organyà hurgaba en la herida con el segundo tanto en el minuto 35. Aun así, antes del descanso, los visitantes pudieron recortar distancias, sobre todo en una oportunidad clarísima de Stiven que salvó el portero local sobre la línea.

En la reanudación, el Filial salió a por todas pasando a jugar con defensa de tres para mirar de buscar la remontada. Y si durante los primeros 45 minutos, los del Alt Urgell habían esperado en bloque bajo en su propio campo, en la reanudación este hecho se acentuó. Sors, después de un buen pase atrás de Rodrigo, disparó alto cuando ya se cantaba el gol, y el mismo Rodrigo sufrió la misma fortuna unos minutos después. Los tricolores necesitaban el 2-1 para creer en la remontada y este finalmente llegó en el 65', en un penalti cometido sobre Andrés que Miki transformó (61').

El gol permitió creer al equipo, que lo siguió intentando y, finalmente, volvió a encontrar el premio en una buena maniobra de Rodrigo dentro del área para anotar el 2-2. Quedaban todavía más de veinte minutos de juego y el Andorra B tenía el partido allí donde quería. Pero cuando mejor estaban los tricolores, en una acción polémica y largamente protestada, el local Robert recibió un pase en el espacio en posición antirreglamentaria y ahogó todas las esperanzas tricolores con el 3-2 definitivo.

#SomTricolors