Test de nivel para el Andorra

Después del tropiezo la semana pasada en el campo del Albacete, el Andorra tiene una oportunidad de rehacerse con el retorno de la liga al Estadio Nacional, un escenario que tan bien funcionó en la primera jornada de campeonato. Enfrente, pero, se encontrará uno de los rivales más temibles de este inicio de liga: el Atlético Baleares.

Y es que los balearicos han empezado la liga en plena forma, con dos victorias solventes y un empate la semana pasada contra otro de los colíders de la categoría, el Vila-real B. Así, los números de los palmesanos son de los que dan miedo: 7 puntos de 9 posibles, 6 goles a favor y tan solo 1 en contra. «Si miras la clasificación, queda claro que por algo están allí arriba. Encajan pocos goles, están siendo efectivos arriba y tienen muy claras las cosas que hacen. A veces, con poco sacan mucho», decía en la previa el técnico Eder Sarabia.

Más allá del rival, Sarabia tiene claro que toca centrarse en el propio equipo: «Tenemos que seguir afianzando las cosas que estamos haciendo muy bien y corregir las pocas que no tanto», añadía el técnico, que se mostraba satisfecho con la actuación de sus jugadores a pesar de los últimos resultados: «Creo que merecemos más del que tenemos pero si no estás acertado en las áreas cuesta ganar.»

Cómo en la visita a Albacete, el míster seguirá sin poder contar con Marc Aguado, que por fin cumplirá el cuarto y último partido de sanción, y el lisiado Marc Pedraza.

#SomTricolors