Seguir desde donde lo dejamos

El final de año fue perfecto para el Andorra en liga, que cerró un mes de diciembre redondo con pleno de victorias y asaltando la zona de promoción de ascenso. En caso de haber podido elegir, los tricolores seguramente habrían escogido no parar la competición, si bien es cierto que estas tres semanas sin partidos han ido bien para desconectar y cargar pilas. El equipo descansó una semana, ha esquivado cómo ha podido los casos de Covid y el miércoles recuperó sensaciones venciendo al Inter en un amistoso disputado en el Estadi Nacional (2-1).

Pero lo que de verdad importa llega mañana con la visita a la Ciudad Deportiva del Real Madrid, donde espera un filial blanco situado en la zona mediana de la tabla pero que ha dejado partidos de gran nivel: sin ir más lejos, en el último enfrentamiento del año, los de Raúl González superaron con contundencia el filial del Betis (0-3). «Tienen una de las mejores plantillas de la categoría, con unas individualidades espectaculares y muchas alternativas: cambian de sistema y de jugadores y se nota poco y son de aquellos equipos que en cualquier error te pueden hacer daño», explicaba el técnico tricolor Eder Sarabia.

Sarabia, pero, tiene claro que más allá del conjunto blanco, todo dependerá de cómo afronta su equipo el duelo y de si sigue con el buen nivel de los últimos partidos de antes del parón. «Siempre está bien desconectar y cargar pilas, pero queremos recuperar aquellas buenas sensaciones del mes de diciembre. Quien mejor haya preparado el duelo estas dos semanas tendrá mucho ganado», razonaba, consciente que los tricolores se tendrán que mostrar «sólidos con pelota, ser ordenados y mantener el buen acierto del último mes» si quieren marchar de Valdebebas con un botín entre manos.

Para el duelo de mañana por la tarde (17 h), el míster no podrá contar con Héctor Hevel, con Covid, ni con los lesionados Dani Morer y Cañete.

#SomTricolors