Nadie dijo que sería fácil

A pesar de la importante y revitalizante victoria contra el Albacete de la semana pasada y todo lo que comportó, con un Estadi Nacional lleno hasta la bandera, nada está decidido y todavía todo está para hacer. El Andorra ha llegado a la antepenúltima jornada de liga en la primera posición de la tabla y dependiendo de sí mismo para proclamarse campeón, pero para eso primero tendrá que superar la dura prueba que le espera en El Collao, un estadio de buen recuerdo reciente para los tricolores.

Y es que el año pasado, el Andorra consiguió en el campo del Alcoyano la clasificación por la promoción de ascenso a 2a división: entonces, los alcoyanos no se jugaban nada y, mañana, en cambio, lucharán para seguir aferrados a la lucha para entrar al play-off: «Tendremos que saber ser equilibrados tanto en los buenos como los malos momentos. Sabemos que habrá momentos que nos tocará sufrir y tenemos que estar preparados para eso, pero también en los momentos que podamos imponer nuestro juego tendremos que estar acertados», explicaba el técnico Eder Sarabia, consciente que a estas alturas de la temporada «el aspecto mental será el más importante».

Sobre el Alcoyano, Sarabia dijo que es un «equipo que defiende bien, que roba y sale y que tiene calidad arriba» y que para sus hombres «no será fácil tener posesiones largas ni la pausa» que normalmente tienen: «Quizás tendremos que ser algo más verticales», reconocía. Un hecho a tener en cuenta, también por las dimensiones del terreno de juego, pero que no preocupa excesivamente al técnico: «Siempre estamos preparados para cualquier versión del rival».

Una vez ya recuperada el central Diego, para el vital duelo en El Collao, el técnico podrá contar con todos sus futbolistas.

#SomTricolors