Desde 1942

El Fútbol Club Andorra fue fundado el 15 de octubre del año 1942 y aconteció el club decano de este deporte en el Principado. De hecho, tan pionero fue que, cuando fue creado, todavía no existía la Federación Andorrana de Fútbol –de hecho, esta solo se creó el 1994, después de que Andorra se convirtiera, con la aprobación de la Constitución el 1993, en un país de pleno derecho internacional-.

Por eso, los impulsores de la entidad tricolor decidieron pedir permiso tanto a la FIFA como la Federación Española (RFEF) poder jugar en España, vía la adscripción a la Federación Catalana de Fútbol. Esto se ha mantenido hasta la actualidad, hecho que lo convierte en el único club del Principado que juega competiciones extranjeras.

Desde el primer momento, también se tuvo claro que los colores del club tenían que ser el moratón, el amarillo y el rojo de la bandera andorrana. Siempre, durante los más de 70 años de historia, la camiseta ha lucido con orgullo esta enseña. 

Durante sus primeros treinta años de vida, el FC Andorra compitió siempre en categorías territoriales, hasta que el 1977 consiguió un histórico ascenso a la Tercera División, categoría en la cual debutó la campaña 1977-78 con un meritorio cuarto lugar. Ya fue un aviso que el equipo tricolor era ambicioso y lo demostró la temporada 1979-80, cuando quedó campeón del grupo catalán y consiguió el ascenso a la Segunda División B,abriendo la puerta en la época más gloriosa del club a nivel deportivo.

Desde la temporada 1980-81 a la 1997-98, con un paréntesis a Tercera División (1986-87), disputó 17 campañas a la competitiva categoría de bronce del fútbol español. Su mejor temporada fue la 88-89 cuando, de la mano de José María Sánchez Iglesias al banquillo, el equipo quedó en segunda posición de su grupo, muy cerca del ascenso a Segunda A. 

De aquella larga etapa a Segunda B los forofos todavía recuerdan jugadores carismáticos como Santiago Marín, con más de 300 partidos jugados y una cuarentena larga de goles, Salvador Cardona, con 40 goles, Josep Espigulé o Jesús Julián Lucendo así como los andorranos Emiliano González, Koldo Álvarez o Justo Ruiz.

A las retinas de muchos seguidores todavía hay la final de la Copa Cataluña de 1994, de la cual la Andorra se proclamó campeón al superar el Espanyol a la tanda de penaltis. Previamente, a las semifinales se había superado el todopoderoso Barcelona del Dream Team.

A finales de los noventa, los resultados empiezan a no acompañar y, en solo dos temporadas, se pierden dos categorías de forma consecutiva. Y, de hecho, todavía podría haber estado peor porque a la 1999-2000 se evita el descenso a Preferente gracias a la compensación por los ascensos de equipos catalanes a Segunda B. La redención llegaría el año siguiente cuando, gracias a una victoria en el campo de la Pobla de Mafumet (2-3) el equipo tricolor arreciaba la tercera posición de Primera Catalana y conseguir el retorno a Tercera División.

Fue, pero, una alegría de una única temporada. A la siguiente, el equipo tricolor quedaba colista de grupo catalán de Tercera División y volvía a perder la categoría. Desde semillas, el club vivió momentos de gran dificultad que, incluso, estuvieron a punto de hacerlo desaparecer en 2008. Los últimos años el equipo se había asentado en Primera Catalana, con opciones en varias temporadas de conseguir el ascenso, como la 2016-17, con el desaparecido Emili Vicente al banquillo.

El diciembre del 2018, la asamblea de socios del club acordó su transformación en Sociedad Anónima con objeto deportivo, trámite permitido por la Ley del deporte. El objetivo era permitir la entrada de inversores privados, liderados por el grupo Kosmos, propiedad del futbolista del Barcelona y campeón del mundo con España, Gerard Piqué. El nuevo proyecto ya tuvo éxito el junio del 2019, quedando campeón de Primera Catalana y logrando el ascenso a Tercera. Posteriormente, se aprovechó la opción de ocupar la vacante dejada por el descenso administrativo del Reus y se devolvió a Segunda B.